El camerino de Shakira en Chile

,

En un gigantesco escenario Shakira y sus invitados darán vida al Pop Festival, en el Estadio Nacional. El fin de fiesta, a cargo de la colombiana, será con el pegajoso “Waka Waka” del Mundial de Fútbol de 2010, con el vestuario que se le conoce en el clip.
El megaevento —que es la etapa latinoamericana del Sale El Sol World Tour— comienza a las 16:30 horas con los estadounidenses Train. Tras ellos vendrán Francisca Valenzuela, Vicentico y Ziggy Marley.

La cantante debería salir al escenario a las 21.30.
Son cerca de 400 personas, desde ingenieros de sonido hasta encargados de seguridad, quienes se han encargado del recinto.
Llama la atención la sencillez del camarín de Shakira: una mesa, dos sillones, algunos elementos decorativos que evocan la India y alfombras rosadas. Está ubicado en el sector de “árbitros” del Nacional que da directo al túnel sur, que sale exactamente en el lugar donde está el escenario. Hacia el otro lado están ubicados los camarines del resto de los artistas. También hay áreas comunes con videojuegos para que se relajen los músicos y el staff.

Los requerimientos de la cantante también son sencillos: frutas, jugos, agua mineral. Nada de excentricidades, confirmó la organización.

La seguridad del Pop Festival es otro tema: 800 carabineros y cuatro anillos de seguridad. El tránsito —según confirmó carabineros esta mañana a radio ADN— se cortará desde que comience la afluencia de público al Nacional.

Este es el primer megaevento que incluirá renovadas medidas preventivas en caso de terremoto, como confirmaron la Onemi y el intendente Fernando Echeverría. Esto incluirá desde los accesos, personal preparado y videos que ilustrarán las medidas de seguridad.
Su conferencia de prensa se espera para las 6 de la tarde en el Ritz Carlton, cuando en el Estadio ya haya comenzado el Pop Festival

“Esta noche soy toda tuya, Santiago”
Shakira ha sido destacada por la meticulosidad con que prepara sus shows.
Siguiendo esa lógica exhibida en las presentaciones del disco “Sale el sol”, iniciadas el 15 de septiembre del año pasado en Canadá, el show comienza con ella vestida con una capa fucsia y emergiendo desde una pasarela situada entre el público.
Es muy probable que diga “esta noche soy toda tuya, Santiago”, tal como lo ha hecho —cambiando el nombre de las ciudades, obviamente— en Córdoba, Buenos Aires y Asunción. Estas fueron las últimas escalas de la gira que la trae a Chile.
¿Su repertorio? Puros hits: desde el clásico tema arabesco “Ojos así” hasta “Sale el sol”, single de su último disco que dedicó a Gustavo Cerati.

La cumbre con Shakiro
Rodolfo Burgos, conocido universalmente como “Shakiro”, tiene previsto reunirse esta tarde con la cantante.
“Estoy a la espera de poder conocer en persona a Shakira. No he planificado nada al respecto, prefiero las cosas espontáneas. Me gustaría cantar «Gitana», esa canción es buena”, dice a “La Segunda”.
Aunque se había hablado que subiría al escenario, no hay ninguna confirmación oficial. Sólo se sabe que 15 chilenos elegidos en un casting se integrarán al baile en el “Waka waka” junto a la cantante.
“¿Si me pide cantar con ella? ¡Se me terminan por caer todos los pelos!”, exclama Burgos. “Pero lo haría, de todas formas. Es como si me hicieran elegir entre seguir con este sueño o terminarlo de una… yo prefiero continuar. Para mí sería mi única oportunidad y lo haría sin dudarlo”.

Camarines: sistema feng shui
La producción del “Pop Festival” se ha preocupado de los más mínimos detalles del camarín de Shakira. Hay un frigobar, un plato con naranjas, uvas y plátanos, snacks, velas aromáticas, una infinidad de flores y una figura que evoca a Buda… La ornamentación se basó en el sistema oriental feng shui.
Por supuesto, hay un lugar especial donde la ídola colombiana guarda el vestuario que ocupará esta noche. Allí, además, hay unas pequeñas pesas de mano.
Aparte de su embellecido camarín, el de Vicentico también se destaca. La locación especial del líder de Los Fabulosos Cadillacs es muy grande, tiene 2 sofás, uno gris y otro rojo, un espejo y una lámpara blanca. Nuevamente, las flores se hacen presentes.
El de Francisca Valenzuela es reducido y sin mucho adorno: hay una planta semejante al junco, un sillón rosado de gamuza y otros de satín del mismo color y una mesita de centro. Eso sí, su baño no tenía nada de glamour.
Por último, el de Ziggy Marley es pequeño.

0 comentarios:

Publicar un comentario